plum cake

Bizcocho – Historia

La palabra bizcocho proviene del latín bis ( Dos) coctus (cocido), y su significado literal es “cocido dos veces”.

Según esta etimología, es un pan sin levadura, que se cuece por segunda vez para que dure mucho tiempo, y con el que se abastecían las embarcaciones en sus largas travesías en los siglos, XV y XVI.

Bizcocho histotia
File:GaleazaVenecianaPrincipiosDelSigloXVI.jpg – Wikimedia Commons

Pronto paso a significar también una masa compuesta de la flor de la harina, huevos y azúcar, delicada golosina, que hoy conocemos.


También significa, objeto de loza o porcelana, después de la primera cocción, y antes de recibir el barniz o esmalte.

El bizcocho, no solamente era alimento de los marineros, sino también de los galeotes y así lo expresa Cervantes, en boca de un pícaro remero de las galeras.

” Otra vez he estado cuatro años en galeras, y ya sé a qué sabe el bizcocho”

Aquél bizcocho era muy duro, de tal modo que los galeotes veteranos, esperaban con malicia, ver a los novatos hincarles el diente sin antes remojarlos.
Como no los hacían con harina fina, sino con la harina completa, con el salvado, era como un pan integral.

El Bizcocho historia
Félix Lope de Vega y Carpio (Casa-Museo de Lope de Vega, Madrid).

El bizcocho como dulce es casi contemporáneo, puesto que Lope de Vega habla de él:

“Celia, mira si ha quedado algo bizcocho de los que me envió el confesor”.

Esos fueron los llamados bizcochos de soletilla, los que conocemos y que son tan agradables.

Habiendo desaparecido la galleta o bizcocho de los navegantes, se les llamo de soleta o de soletilla porque tenían forma de una soleta.

La soleta, era la pieza de tela con la que se remendaba, en los tiempos de pobreza en el vestir, la planta del pie de las medias, o del calcetín cuando se rompía.

soleta | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE – ASALE

También es un tipo de zapato de Sudamérica, y se llamaban así porque tenían un cierto parecido a la forma de la planta del pie.
Estos bizcochos de soletilla, los servían los artesanos sobre papel de barba.


Curiosamente en catalán se llama melindro o bizcocho de soletilla, vocablo que procede del castellano melindre, y que en catalán significo primero, delicadeza y golosina.


Solo en Ibiza se les llama bizcochos como en castellano, la palabra melindro, ya aparece en catalán a finales del siglo XVII, y en el siglo XVIII lo define el célebre barón de Maldá en su diario .

Bizcocho historia

En la actualidad


El bizcocho de hoy es otra cosa, esponjoso dulce exquisito casi como una espuma de harina.

Este es el bizcocho, que acompaña el cotidiano café con leche o los postres cremosos, o los tradicionales chocolates, tan nuestros como el sabroso bizcocho.

Definición :

Son aquellas masas esponjadas por huevos, que pueden llevar o no grasa en su composición.

El bizcocho esponja por primera vez al emulsionar el huevo y el azúcar.

Al batir con las varillas, el huevo y el azúcar se mezclan y al mismo tiempo absorben aire, formándose infinidad de celdillas microcópicas de huevo-azúcar y aire, que hacen aumentar al huevo de volumen y esponjar.

Por eso al mezclar la carga harina, maicena o almidón, debe hacerse con mucha suavidad, para evitar que se destruya el menor número de celdillas y así conservar la esponjosidad que aumentará al cocer en el horno o al vapor.


Es decir, al darle calor, como el aire contenido en las celdillas, aumenta de volumen por acción del calor, y tiende a salir de ellas, provoca la subida del bizcocho.

Está subida se consolida, al cuajar el huevo que lleva en disolución el azúcar y la harina.

Existen varios motivos para que el bizcocho no suba y por consiguiente salga apelmazado.

a) Por un batido escaso, el huevo no esponja, y al mezclarle la harina, lo que hace es amasar, formando una pasta, que al cocerla endurecerá.

b) Por una mezcla de batido y carga excesiva, se coseguirá destruir las celdillas de huevo-aire, produciéndose entonces el amasado de huevos y harina.

El bizcocho se puede bajar:

a) Por un reposo excesivo después de elaborada la mezcla antes de cocer, con el paso del tiempo y el peso de la carga,el aire tenderá a escaparse de las celdillas.

b) Dentro del horno: si a medio subir y haber cogido aún consistencia, se golpea, la carga hundirá el bizcocho.

O si el horno se abre, la carga perderá temperatura, paralizándose el proceso de aumento de volúmen del aire de las celdillas.

c) Por una excesiva temperatura del horno: se dorará exteriormente y quedará crudo por dentro, y al sacarlo del horno, se bajará.

Don`t copy text!